Buscar Centros / Colegiados

Encuentra la lesión, trátala y deja que el organismo actúe

Andrew Taylor Still

Información y atención al ciudadano | Noticias < Volver

Fascitis plantar: lo que debes saber de una de las lesiones más dolorosas

18-7-2019

Por Laura Martín San Juan

La edad, el dolor crónico, tener un buen diagnóstico, cómo se afronta la rehabilitación, la epidemiología, son algunos de los factores que intervienen en una de las lesiones más comunes.

La fascitis plantar es una de las lesiones más comunes, no sólo en deportistas, sino en hombres y mujeres a medida que van cumpliendo años. Una lesión que se cronifica en muchas ocasiones y que llega a causar verdaderos dolores.

Usar taloneras, evitar el calzado con poco tacón; es importante controlar también, en la medida de lo posible, los factores de riesgo que lleva asociadas esta lesión y para la que solicitamos la voz experta del doctor Antoni Morral, especialista en Fisioterapia, director de la Clínica “Salut i Esport” y miembro de Top Doctors. Una lesión que no distingue en deportistas profesionales, amateurs, y personas que no practican deporte.

Epidemiología de la fascitis plantar

"El 80 % de los pacientes que manifiestan dolor en el talón padecen una fascitis plantar. Aunque la fascitis plantar es la patología más frecuente que produce dolor en el talón, es importante un buen diagnóstico diferencial para descartar otras causas de origen traumático, inflamatorio, metabólico, neurológico o sistémico que también pueden producir dolor en el talón", nos cuenta a Deporte y Vida.

"Se estima que en la población general 1 de cada 10 personas sufrirá fascitis plantar a lo largo de su vida, al menos una vez. La incidencia de la fascitis plantar es mayor en la franja de edad comprendida entre los 40-60 años. En la población adulta, la fascitis plantar representa el 11-15 % de todas las patologías del pie que requieren tratamiento. La sufren por igual los hombres y las mujeres". añade.

"Afecta tanto a las personas que practican deporte como a las personas sedentarias. Sin embargo, en los corredores de larga distancia se observa un porcentaje superior de fascitis plantar si se compara con el resto de la población. La importancia sanitaria y social de la fascitis plantar es muy relevante. La fascitis plantar tiene un impacto negativo en la funcionalidad y la calidad de vida de las personas que la padecen. El 83 % de los pacientes que padecen fascitis plantar están en edad laboral, lo que significa, en muchos casos, discapacidad laboral con el coste social y económico que representa.

Anatomía de una fascitias plantar

"La aponeurosis plantar o fascia plantar es una estructura anatómica formada por tejido conjuntivo que se encuentra situada en la planta del pie. Se origina en la cara antero medial del calcáneo y se extiende distalmente abriéndose en forma de abanico en cinco bandas digitales, que se insertan en las articulaciones metatarso-falángicas. Su estructura mecánica e histológica es muy parecida a la de un tendón, constituida básicamente por fibras de colágeno", cuenta el especialista.

"La fascia plantar está conectada con el tendón de Aquiles a través del hueso calcáneo. Desde el punto de vista biomecánico, la fascia mantiene el arco plantar y distribuye las cargas. Permite aumentar la eficiencia del impulso durante la marcha, la carrera y el salto. La fascia plantar, también tiene una función importante en la coordinación motora y la propiocepción", de ahí que sea tan importante en los deportistas.

Etiología de una fascitias plantar

´"En fases iniciales, la fascitis plantar se caracteriza por dolor, inflamación y disminución en la funcionalidad. Sin embargo, en la fascitis crónica (cuando supera los 6 meses de evolución) no aparecen los signos propios de la inflamación y existe una degeneración de los tejidos. Por este motivo se recomienda usar el término fasciopatía o fasciosis.en lugar de fascitis", añade.

"La etiología de la fascitis plantar es poco conocida y probablemente multifactorial. La hipótesis más consensuada es que la fascitis plantar se inicia por un sobreuso, un exceso en las fuerzas de tracción sobre la fascia. En la unión de la fascia plantar con el hueso calcáneo se produce un gran estrés que genera micro-roturas y una respuesta inflamatoria aguda", resalta.

"Si las tracciones excesivas persisten, el proceso natural de reparación no es capaz de hacer frente a las constantes exigencias mecánicas. Existe un intento de curación, con un aumento del colágeno tipo III en detrimento del colágeno tipo I. El proceso de reparación no puede concluir de forma exitosa. La fascia plantar se engrosa y pierde su elasticidad. La estructura es más rígida, menos estable y más vulnerable a las tracciones. Todos estos cambios disminuyen las propiedades biomecánicas de la fascia y pueden ser el origen del dolor", nos cuenta.

¿Es importante la presencia de un espolón?

"A menudo, las radiografías revelan la presencia de un espolón a nivel de la inserción de la fascia con el calcáneo. La teoría del espolón calcáneo como causa de dolor ha sido y sigue siendo discutida. Es posible que el espolón sea una respuesta adaptativa a las fuerzas de tracción longitudinal o compresión vertical que actúan sobre el calcáneo. El espolón puede estar o no presente en pacientes con dolor en el talón. Aproximadamente el 50% de pacientes con dolor en el talón tiene un espolón. El 15% de pacientes asintomáticos presenta un espolón. Por tanto, la presencia de un espolón no justifica la existencia de dolor en el talón. En pacientes con fascitis plantar, la incidencia de espolones calcáneos es mayor que en los pacientes asintomáticos. No obstante, la presencia de un espolón no debe correlacionarse con la clínica que presentan los pacientes. En sentido opuesto, estudios recientes han demostrado vinculación entre la presencia de un espolón y la fascitis plantar".

© 2010 C.O.F.N.